sábado, 15 de diciembre de 2012

Monedas en la Antigua Roma

El euro, el dólar, la libra... Estas son algunas de las monedas que circulan actualmente por el mundo. Pero si os hablo de el áureo, el denario, el sestercio, el dupondio, o el as, puede que a muchos no os suene. 
Estas son algunas de las monedas que utilizaban en tiempos de República e Imperio de Roma. Se usaron desde mediados del siglo III a. C. hasta mediados del siglo III d. C. 

Moneda de Julio César


Los intercambios comerciales eran pagados inicialmente en bueyes u ovejas. La primera moneda fue la libra de cobre y después vinieron las monedas de plata (denarios y sestercios).

El comercio hizo propicio el uso del sistema monetario basado en el oro, aunque también circulaba la plata y había una relación del valor oro-plata fijado legalmente. Pero la moneda más usada era la de plata. 


El Estado hacía circular monedas de cobre con un baño de plata, que se debían aceptar por su valor nominal. Naturalmente el que lo recibía no sabía si la moneda era de plata o no lo era. Para sufragar ciertos gastos, el Estado hizo muchas tiradas de estas monedas, provocando una crisis monetaria que obligó a retirar gran parte de las mismas. 

No os extrañéis que estas cosas nos sigan ocurriendo y nos estén tomando por tontos ahora mismo..





La primera moneda circular que encontramos es el aes, o as, que data del año 280 a. C. aproximadamente. Cuando su peso se fijó en una litra romana, se denominó aes litral o as litral. Esta primera moneda circular, dio origen a otras monedas, como, por ejemplo, el “semis”, que era una moneda de bronce con la cabeza de Saturno, su marca era la S y su valor era el de medio as o seis onzas.

 
Aes o As romano


El triente o trines equivalía a un tercio del as, estaba hecha de bronce, mostraba la cara de Minerva y su marca eran cuatro puntos. El quadrans o cuadrante, era la moneda más pequeña; estaba hecha de bronce, mostraba la cara de Hércules, su marca eran tres puntos y valía un cuarto de un as. El sextans o sestante equivalía a un sexto del as, su símbolo eran dos puntos, mostraba la cabeza de Mercurio, era algo mayor que el cuadrante y estaba hecha de bronce. La onza equivalía a una doceava parte del as, estaba hecha de bronce, su valor era un punto, y su marca era la cabeza de Roma. La onza tenía múltiplos y divisores: la triple onza o teruncia; la moneda de cuatro onzas o quartuncia; la de cinco oquincunx; la de ocho o bes; la de nueve o dodrans; la de diez o dextans y la media onza o semuncia. Son muchos nombres en latín, ya lo sé, perdón por marearos. 


Algunos de los detalles que encontramos en las monedas romanas



La moneda oficial del imperio romano era el “denario argentum”, hecha de plata. El denario era una réplica del “dracma”, la moneda que circulaba en la Magna Grecia, y empezó a fabricarse después de la derrota de Pirro. Equivalía a diez ases y se marcaba con una X, que correspondía al número de ases de su valor. El denario se utilizaba con frecuencia durante la República. Durante el Alto Imperio se acuñaron denarios en hierro en las fronteras. Durante los reinados de Valeriano y Galieno el denario dejó de ser de plata, pasando a estar hecho de una mezcla de plata, cobre y estaño denominada vellón.
Una moneda fraccionaria del denario era el sestercio, cuyo símbolo era HS. 

El quinario equivalía a cinco ases o medio denario. Por lo general el quinario se demarcaba con una V, que correspondía al número de ases de su valor. El denario de oro empezó a circular en la época de Julio César, siendo común a partir del reinado de Augusto. Su desvalorización comenzó durante el reinado de Aurelio.



Otras monedas utilizadas en la antigua Roma eran monedas de los antiguos pueblos, las cuales eran usadas porque facilitaban el comercio y la integración de las provincias en el mercado romano. Entre ellas destacan la dracma griega antigua, el dicalco y el tetradracma griegos; el talento y la minas, monedas de Mesopotamia; los victoriatos, usados frecuentemente en España; por último, el cistóforo de Pérgamo, el óbolo, el shekel, triobolo, y el trishekel, entre otras, usada en las colonias griegas y fenicias. Suena todo un poco a chino. 

Moneda de Carmo (actual ciudad de Carmona)

Las monedas de plata y bronce fueron introducidas en la Hispania, pero progresivamente la moneda de plata fue retirada y quedó la de bronce como única moneda. Entre el 218 a. C., año de la llegada de los romanos y el 212 a. C., aparecieron las dracmas ibero romanas acuñadas en Emporium (actual Ampurias) y en otras cecas, que eran los lugares donde se acuñaban, siendo monedas muy uniformes en cuanto a estilo.





Fuente: Raúl Bonilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada